Pan de trigo sarraceno fermentado

A pesar de su nombre el trigo sarraceno no tiene nada que ver con el trigo. Es un pseudocereal que no contiene gluten, es rico en proteína y tiene un equilibrio de aminoácidos esenciales parecido al de la carne. Además es muy versátil. Con los granos se pueden hacer craker, creps, bases de pizza o este delicioso pan. Gracias a su perfil nutricional nos aporta energía de larga duración.

PARA UNA PIEZA DE PAN

  • 2 tazas y media (500 g) de trigo sarraceno en grano. (o 2 taza de sarraceno y media de semillas de girasol molidas)
  • 1/4 de Taza de cáscara de psyllium. Si lo utilizas en polvo necesitarás un poco menos. (Si vas a utilizar molde no hace falta añadirlo).
  • 1/2 taza de agua (120ml) y un poco más si necesitas.
  • 1 cucharada de sal
  • Semillas para decorar (opcional)
  • 1 cucharada de harina de trigo sarraceno (opcional)

Puedes comprar los ingredientes pinchando en el link

Pan de trigo sarraceno fermentado sin gluten y sin levadura.

Llevo años haciéndolo y aunque la primera vez me resultó extraño el sabor, ahora me encanta. Si le añades las semillas de girasol neutralizas un poco el sabor del trigo sarraceno y queda mucho más rico. Qué no te asusten los pasos y tiempos de reposo, es mucho más fácil de lo que parece. Os dejo dos opciones con los mismo ingredientes, pero si quieres darle forma de hogaza y hacerlo sin molde, necesitarás Psyllium. Es una fibra natural y prebiótica maravillosa que dará consistencia a la masa para poder manejarla. Yo suelo incluirlo incluso con molde.

INSTRUCCIONES

  1. Lava el trigo sarraceno debajo del grifo con ayuda de un colador y déjalo en remojo mínimo 6 horas o durante toda la noche, en un recipiente con abundante agua.
  2. Al día siguiente, verás que el agua ha espesado y los granos están más suaves e hinchados. Escúrrelo con un colador.
  3. Pon la mezcla en la batidora o procesador, añade la sal, el agua limpia, y tritura hasta que se integre.
  4. Si ves que necesitas más agua puedes añadir un poco pero que el total no sea más de una taza. No pasa nada si no queda muy triturado, le dará textura y quedará rico también. Añade ahora las semillas de girasol molidas si las vas a utilizar y vuelve a mezclar.
  5.  Si quieres darle forma de hogaza añade el psyllium ahora y mezcla con una cuchara de madera. También podrías añadir alguna semilla en este momento.
  6. Vierte la mezcla en un recipiente que no sea metálico, cubre con un paño de cocina limpio y deja reposar 24 horas a temperatura ambiente. Si es verano o vives en una casa muy cálida los tiempos pueden reducirse a 12-16 horas. Sabrás que la masa ha fermentado cuando haya crecido y tenga unas pequeñas burbujitas.
  7. Enhorabuena, ya tienes tu masa fermentada. Precalienta el horno a 175 °C

Para hacerlo con molde:

  1. Engrasa el molde que vayas a usar (mejor que sea pequeño, así quedará más alto el pan) y vierte la masa.
  2. Puedes añadir semillas de sésamo, girasol, y calabaza para decorar.
  3. Colócalo en el horno, en la rejilla central y hornea durante 1 hora y cuarto, con calor arriba y abajo. Estará hecho cuando los bordes estén los bordes estén doraditos y crujientes y el centro haya dejado de estar húmedo.
  4. Sácalo del horno, espera un poco a que se atempere para desmoldarlo y desmolda para dejarlo enfriar completamente sobre una rejilla.

Para hacerlo con forma de Hogaza:

  1. Coloca la masa en la bandeja sobre papel de horno y dale forma con las manos.
  2. Si quieres darle un toque rústico espolvorear un poco de harina de trigo sarraceno por encima.
  3. Haz una línea vertical y alguna horizontal con un cuchillo en la parte de arriba para facilitar la cocción y que el pan se abra por esos puntos, además quedará más bonito.
  4. Colócalo en el horno, en la rejilla central y hornea durante 1 hora y cuarto aproximadamente, con calor arriba y abajo. Estará hecho cuando los bordes estén dorados y crujientes y el centro haya dejado de estar húmedo.
  5. Saca la hogaza del horno y déjala enfriar sobre una rejilla para que la parte inferior no se humedezca.

Lo puedes consumir tal cual pero tostado está mucho más rico.

Se mantiene durante 3-4 días a temperatura ambiente o una semana si lo guardas en la nevera.

Si no lo vas a consumir todo puedes congelarlo en rebanadas que es lo que suelo hacer yo. Cuando vayas a comerlo puedes tostarlo directamente según lo sacas del congelador.

Qué lo disfrutes!!

Ali.

Imagen de pan de trigo sarraceno
Hogaza de pan de trigo sarraceno fermentado


Las cantidades de la receta están realizadas con estas tazas medidoras